domingo, 21 de febrero de 2010

La moto y la carretera

Sí, yo también me leí On the road y quise irme de viaje por la carretera. Probablemente esta sensación sea la más parecida a la libertad. SL tiene varios sims en los que se puede conducir sin problemas y curiosamente, casi nunca hay nadie. Por suerte para ellos, porque soy una conductora desastrosa. Así que aquí estoy, estrenando moto.

martes, 16 de febrero de 2010

Mardi Gras

Hoy es Mardi Gras. Desde pequeña, siempre he soñado con pasarme este día en New Orleans, oyendo alguna brass band y comiendo buena comida cajún. Como me pilla un poco lejos últimamente, aprovecho que en Sl hay varios sims inspirados en el Big Easy y me he ido de visita a uno de ellos, New Toulouse

Los Rebirth Brass Band en pleno carnaval:



Una copita para empezar la noche. ¿Estamos en carnaval, o no?


La ciudad está como dormida. La gente se ha desmadrado tanto que ahora no veo a nadie por las calles. ¿Pero no era esto la ciudad llena de alegría y que aguanta todo lo que le echen?
Me parece que tendré que preguntarle a alguien más sabia que yo. Como forastera no entiendo muy bien los misterios de esta ciudad virtual.
¿Quién me podría ayudar? Pero, ¡claro! Esta es la ciudad de Marie Laveau. Si no es su espíritu y su sabiduría, no sé quien podrá responder mis preguntas.




 Encontrar el cementerio ha sido fácil. Y la tumba de Marie Laveau es la más visitada y siempre está llena de ofrendas. Aprovecho para rendirle homenaje a esta gran mujer, reina del vudú, que mantuvo a raya a poderosos y pobres por igual.
Unas flores para Mme Laveau, una leyenda.



viernes, 12 de febrero de 2010

Ítaca


Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
 lleno de aventuras, lleno de experiencias. 
Este blog está inspirado en el poema más conocido del genial Cavafis. Voy a contarte lo que aprenda en el camino hasta mi Ítaca particular. 
Todos sabemos que el destino no importa, lo realmente imprescindible es el viaje. Y yo quiero que me acompañes en mi camino. 
¿De dónde vengo? De otros viajes, sin duda. Algunos llegaron a buen puerto y en otros disfruté tanto de la experiencia que olvidé hacia donde me encaminaba. Pero sigo disfrutando el placer de aprender y descubrir cosas nuevas. 
Bienvenido a mi experiencia, caminante.